Pueyrredon 1498, Villa Maipu - Télefono: (011) 4754 2393 (011) 4519 6194

El camino de regreso

Aqui les copio una hermosa lectura para seguir creciendo, Ale

¿Cuál es el fundamento de que la vida merezca ser vivida?
Dejarse fluir es aceptar los cambios.
Cuando algo no sale como esperábamos solemos entrar en desesperación. Esta no es una respuesta sana ni de amor, si tenemos en cuenta que muy pocas veces las cosas se dan como las pensamos. Si aprendemos a fluir, seremos capaces de encontrar las oportunidades allí donde se producen l…os cambios. Al fluir tenemos una vida sin angustias y con la mente abierta a encontrar nuevos caminos.
Muchas veces nos encontramos frente a encrucijadas que, simplemente, no sabemos como resolver. Al fluir, centramos nuestra energía hacia objetivos más elevados y de mayor plenitud que nos parezcan realizables en cada momento.
Vemos que la vida es básicamente buena, pródiga y alegre y que lograr lo que queremos sin tensiones ni luchas es parte de un derecho innato derivado del simple hecho de vivir. Imaginemos que la vida es un río. La mayoría de la gente se acerca a la orilla, temerosa de soltarse y arriesgarse a ser arrastrada por la corriente. En un determinado momento, todos debemos estar dispuestos a soltarnos, confiando en que el río nos lleve sanos y salvos. Cuando experimentamos un cambio inesperado, es normal que nos quedemos descolocados, sin saber que hacer. Sin embargo, ese lapso de confusión no debería durar más que unos pocos minutos. Al instante debemos preguntarnos cuál sería la mejor forma de aprovechar el cambio, de qué manera podemos construir sobre lo que no pudo ser.
Lo que nos tenemos que preguntar es como podemos aprovechar al máximo las circunstancias cambiantes para acercarnos, no importa de que manera, a los resultados que esperábamos. Esa es la clave de cualquier éxito.
Aprender a fluir, también tiene que ver con aprender a esperar. Si no confiáis en que todo lo que sucede es lo mejor que nos puede suceder, nos dejaremos atrapar por el decorado y nos convertiremos en actores que se han creído su papel. Fluir es conectarse con la Fuente, con nuestra verdadera esencia, y de ahí la necesidad de permitir que esa conexión llegue a nuestras vidas.

Si nos empeñamos en seguir manteniendo el control, si nos enfrentamos a todo cuanto nos sucede como si se tratase de un castigo o de una penitencia, nos desconectaremos del fluir. Entraremos en la corriente de la desconfianza, la que nos lleva lejos de nosotros mismos, de quienes somos realmente.
Todo cuanto nos sucede está bien y forma parte del plan general del que todos formamos parte. Confiar, abandonar el control, abandonar la lucha, fluir. Todas ellas son directrices de un mismo camino: el camino de regreso al hogar, a la Fuente de la que todos partimos.
“Antes de vestir tu cuerpo de blanco, ilumina tu alma”
Anónimo.

Con toda la fuerza para dar frutos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *