Con probar no perdes nada

Desde chico me apasiona la cocina. Y llegó el día en que me pregunté: ¿Por qué pasados los 50 años la mayoría de las personas son hipertensas? ¿Por qué la palabra diabetes es cada vez más escuchada? Si realmente la leche tiene tanto calcio, ¿por qué muchos de sus consumidores tienen osteoporosis? En fin, podría seguir con más preguntas que seguro vos también te hiciste o ahora te estás haciendo, pero prefiero contarte que comencé a investigar y me di cuenta de que la frase “somos lo que comemos” es real.
Este libro está apuntado tanto a quienes quieran solamente complementar su dieta, a quienes simplemente deseen informarse sobre diversas formas tentadoras de consumir cereales, legumbres, vegetales, frutas, etc., como a aquellos que quieran cambiar sus hábitos por completo. Te ofrezco diversidad de recetas rápidas, ricas y sanas para que aprendas a cocinar a conciencia.
Conocé, probá y, en base a cómo te sientas, decidíhasta dónde incorporar estos hábitos saludables porque con probar no perdés nada